Inicio » Consejos prácticos » Becas y finanzas » Aprender a vivir con un presupuesto de estudiante

Aprender a vivir con un presupuesto de estudiante

Three flower pots growing £10 notes

Planificar un presupuesto para las primeras semanas en un país nuevo no resulta fácil: tendrás un montón de gastos imprevistos, acontecimientos sociales y actividades a las que asistir, grupos a los que unirte y cosas que querrás comprar para tu nuevo hogar.

Mucha gente te aconsejará que tengas cuidado y evites ‘despilfarrar’ (gastar a lo loco) al comienzo del curso. Lo importante es que actúes con sensatez y ahorres siempre que puedas. Afortunadamente existen muchas tiendas de segunda mano y descuentos para estudiantes, y en el campus puedes encontrar ¡hasta muestras gratis!

Las siguientes recomendaciones te ayudarán. Además, si empiezas a estudiar en septiembre u octubre (que es cuando da comienzo el año académico en el Reino Unido), encontrarás muchas ofertas especiales, rebajas en tiendas y 'freebies' (obsequios) a tener en cuenta…

Algunos consejos generales a seguir:

  • Compara la cantidad de dinero de que dispones con la cantidad de cosas que te hacen falta. Haz una lista y decide cuáles necesitas inmediatamente y de cuáles puedes prescindir por el momento. Si todavía los necesitas, siempre puedes comprar esos artículos más adelante. La Calculadora para Estudiantes Internacionales es una herramienta muy práctica que te ayudará a planificar tu presupuesto.
  • Fíjate un límite de gastos por semana, especialmente para cosas como por ejemplo salidas y espectáculos, comer fuera o encargar comida a domicilio. Ten reservada una cantidad para las facturas que sabes llegarán a lo largo del trimestre (alquiler, electricidad, calefacción, gas, etc.)
  • ¡Localiza las mejores ofertas! Si tu instituto o universidad dispone de dependencias donde se ubica la asociación o el sindicato de estudiantes, pásate por ahí y échale un vistazo al tablón de anuncios y a los folletos. Generalmente los alumnos anuncian ahí las cosas que venden (por ejemplo libros de texto).
  • Deja siempre un pequeño ‘colchón’ en tu presupuesto por si algunas cosas resultan más caras de lo que esperabas.
  • Cuando hagas alguna salida de día o de noche, no lleves más dinero del que quieres gastarte.
  • Si puedes, paga siempre en efectivo. Hay estudios que muestran que la gente tiende a gastar menos cuando pagan en efectivo, en vez de con tarjetas de crédito o débito (no es agradable ver cómo todo ese dinero vuela de tus bolsillos)…

Es probable que en cuanto tengas una pausa entre eventos, sientas la tentación de correr a las tiendas a comprar todo lo que necesitas, pero antes:

Reflexiona sobre lo que necesitas de verdad

  • Elabora siempre una lista de la compra: te ayudará a centrarte y a evitar que compres de manera impulsiva.
  • Organiza salidas de compra en grupo: está bien poseer tus propios utensilios de cocina, pero el hecho es que si compras las cosas con tus compañeros de piso podéis compartir gastos y aseguraros de que no acabáis con tres tostadoras y cinco sartenes ¡y cero tenedores!
  • Seguro que tu centro de estudios o universidad te permite utilizar el equipo informático. Puedes ahorrarte, por ejemplo, tener una impresora, aunque si crees que la necesitarás a diario quizá te convenga adquirir una a medias con tus compañeros y compartir los gastos de tinta y papel. En algunos grandes almacenes puedes encontrar impresoras sencillas y no muy caras.
  • A algunas personas les encanta codificar sus apuntes con colores y cuidan mucho la presentación, pero el material sofisticado de papelería puede resultar muy caro. Piensa qué cosas necesitas para poder organizar tus apuntes de manera eficiente (archivadores, carpetas, cuadernos, etc.) ¡antes de salir a comprar! Localiza los ‘pound stores’ (tiendas de productos a £1), donde casi todo tiene ese precio; son tiendas cada vez más extendidas por todo el Reino Unido.

No compres cosas nuevas… si puedes encontrarlas de segunda mano ¡o gratis!

  • Al comienzo del curso generalmente encontrarás gente por el campus ofreciendo ‘freebies’ (obsequios y muestras de regalo), especialmente durante la feria de asociaciones de alumnos, si es que tu centro de estudios celebra una. Puedes aprovisionarte con cantidad de artículos necesarios (desde bolígrafos hasta cuadernos y tazas) sin gastarte un penique.
  • Para adquisiciones de mayor envergadura, como una bici, utensilios de cocina o muebles, ahorrarás un montón de dinero si te diriges a las tiendas benéficas o mercados ‘vintage’ (antiguos). Puedes incluso conseguirlos gratis a través de webs de 'freecycling' (redes que desvían los bienes reutilizables de los vertederos para su reciclaje y reutilización). Descubre cómo entrando en Compras de segunda mano en el Reino Unido.
  • Otros artículos que puedes comprar de segunda mano son carpetas, estuches para lápices y libros (¿quién sabe? quizá además encuentres que su antiguo dueño ha dejado anotaciones o garabatos graciosos). Las bibliotecas con frecuencia se deshacen de libros para dejar espacio a los que llegan nuevos, así que estate pendiente al comienzo de curso y ¡concédele a un viejo libro de biblioteca un nuevo y acogedor hogar!

Mantente informado/a y organízate

  • ¡Sácale partido a tu tiempo online! Los boletines informativos y los grupos de Facebook son excelentes para estar al día de las últimas ofertas: muchas empresas sacan boletines gratuitos donde anuncian ofertas para estudiantes, como cocina saludable y barata, actividades de entretenimiento y ocio para estudiantes y mucho más.
  • Si tienes intención de hacerte con un teléfono británico, primero investiga por internet y pregunta en tiendas de telefonía por la oferta que mejor se ajuste a tu presupuesto. Encuentra más información en Elegir un plan de telefonía móvil para el Reino Unido.
  • Pregunta a tus profesores o tutores qué recursos se pueden encontrar en internet para estudiantes, y siempre que te sea posible toma libros prestados de la biblioteca en vez de comprarlos (pero tendrás que apresurarte, ya que si en tu curso te piden que leas ciertos libros, es muy probable que se agoten rápido en la biblioteca!)
  • Antes de hacer una gran compra investiga todas las opciones. Si estás mirando los anuncios del periódico o en internet, lee hasta el final la sección: la gente que paga más por su anuncio tiende a aparecer en un lugar más prominente, de modo que lee o desplázate con el cursor hasta el final, ya que es posible que encuentres cosas estupendas rebajadas que simplemente no destacan por la posición del anuncio.
  • Algunas tiendas y restaurantes aplican una estrategia de fidelización, lo que significa que coleccionando puntos puedes obtener bonificaciones o ventajas, como que tu compra número 10 te salga gratis. Sin embargo debes tener cuidado y leer la letra pequeña de este tipo de ofertas, y ¡nunca inscribirte para algo que no quieres!
  • Puedes ahorrar dinero en la cesta de la compra de mil formas, como por ejemplo comprando al final de la tarde (cuando rebajan el precio de muchos artículos) o comprando a granel. En nuestro artículo Comer sin salirse del presupuesto encontrarás más trucos fantásticos.

Reutiliza, reduce, recicla

Adoptar una actitud de ‘reciclaje’ beneficia tanto al medio ambiente como a tu monedero  Hazte con una botella de agua de plástico de calidad o de metal que podrás rellenar, en vez de comprar bebidas en el campus, y compra también contenedores de plástico para guardar la comida que te sobra; piensa siempre en cómo puedes aprovechar las sobras en vez de tirarlas.

Incluso puedes usar tu creatividad empleando viejos folletos, revistas y material de manualidades para fabricar cosas como tarjetas de felicitación, papel de envolver o ¡incluso pequeños obsequios para los cumpleaños de tus amigos!