Consejos para los exámenes

Students at desks inside an exam hall

Es tiempo de repaso. Los exámenes son un desafío, pero con un poco de preparación, puedes estar tranquilo. Estos son nuestros diez principales consejos:

1. Antes de comenzar a repasar, asegúrate de conocer bien el contenido y el formato del examen. Pregunta a tu tutor qué temas puede abarcar el examen y cuáles son las expectativas del examinador.

2. Dedica el tiempo necesario para repasar y asegúrate de tener copias de las notas y libros que necesitas. De esta manera te sentirás tranquilo y seguro.

3. Pide a tus tutores exámenes anteriores y practica las respuestas antes de presentarte al examen real. Esto te dará una idea de lo que puedes esperar.

4. Mantén la calma. Si trabajas demasiado, corres el riesgo de estar exhausto. Duerme lo suficiente y déjate tiempo para descansar y relajarte. Los exámenes son una oportunidad para demostrar tus talentos, pero tu salud y tu felicidad son más importantes.

5. Come abundantes alimentos nutritivos y haz mucho ejercicio. Esto te ayudará a relajarte y optimizará tu capacidad cerebral.

6. Haz un repaso ‘activo’, por ejemplo, en lugar de leer un texto, intenta tomar apuntes o resaltar los puntos más importantes. Esto te ayudará a organizar tus ideas. Otro consejo es que simules ser el profesor y que tienes que explicar la materia a un estudiante, o pídele a otros que te hagan las preguntas.

7. El plagio consiste en tomar las ideas, el trabajo o las respuestas de otra persona y decir que son propias, por ejemplo, copiar las respuestas de otro en un examen, usar un ensayo escrito por otro o pagarle a alguien para que haga tu trabajo. El plagio está prohibido en la educación británica. Cometer plagio tiene severas consecuencias. Si tienes dudas sobre qué está permitido y qué no está permitido, pregúntale a tu tutor.

8. ¡Motívate! Cuando hay que repasar, cualquier cosa parece más interesante que estudiar. Para no abandonar tu ritmo de estudio, planifica qué repasarás cada día y cuando cumplas tus objetivos, date un premio. Por ejemplo, después de cuatro horas de repaso puedes mirar tu programa favorito de TV.

9. El día antes del examen, date tiempo para relajarte, sal a caminar o queda con amigos. Es conveniente haber descansado bien toda la noche, pero si no es así, ¡no te asustes! El cerebro humano es capaz de grandes hazañas, aún cuando está cansado.

10. Si te sientes demasiado inquieto o tienes problemas que pueden perjudicarte en tus exámenes (por ejemplo, problemas de salud o problemas familiares), habla con tu tutor o con el centro de asesoramiento estudiantil. Tal vez ellos puedan ayudarte.

Al abrir los resultados de tus exámenes… ¡mantén la calma y sigue adelante!

Con suerte, tu esfuerzo se verá recompensado y obtendrás los resultados que deseabas. Pero si no es así, te aseguramos que no es el fin del mundo. Puedes sentirte disgustado ahora, pero puedes convertir un obstáculo en algo positivo.  

Habla con tu tutor. Puedes tener la posibilidad de repetir el examen o de ganar créditos en otra materia. Si no es así, esto puede abrir nuevas posibilidades, por ejemplo, podrías considerar cambiar de carrera o hacer otra carrera a distancia.

Las personas más exitosas en la vida son aquellas que pueden ‘levantarse’ cuando las cosas no salen de acuerdo con lo planeado. Puedes convertir un obstáculo en la oportunidad de ir detrás de tus pasiones.